Personalización: La Regla de Diamante


En algún momento todos hemos escuchado hablar de la "Regla de Oro": Trata a los demás, como quisieras ser tratado. Por mucho tiempo, hemos vivido con la idea de aplicar esta ideología en el servicio. Sin embargo, no nos detenemos a pensar en que en realidad, cada persona tiene ideas, pensamientos y gustos únicos. Encontramos mucha subjetividad en nuestro mundo, y todo a veces es cuestión de perspectiva. 

Hoy les vamos a platicar de nuestra propia ideología, que puede ayudar a tu negocio a crear una experiencia mucho más personalizada: 

La Regla de Diamante: Trata a los demás, como quieren ser tratados

Suena muy sencillo, pero este mínimo cambio de perspectiva, puede crear una experiencia totalmente distinta. Para las personas que me conocen, saben que soy increíblemente alérgico a los crustáceos, por lo que tristemente no puedo comer camarón, langosta, cangrejo o jaiba (Lucky me right?). Sin embargo, mi pareja es amante de estas proteínas, y en ocasiones nos topamos con restaurantes donde asumen que ella no comerá ninguno de estos platillos. 


Lo que quizás para mí es una delicia o puede ser mi platillo favorito, para el siguiente cliente puede ser hasta un insulto. Una de mis bebidas favoritas es el carajillo (shakeado), y casi siempre al ordenarlo me preguntan como lo deseo. Sin embargo, en alguna ocasión me lo sirvieron divorciado, y podrán imaginar mi reacción al probar el Licor 43 en el primer sorbo. Pensarán, si te gusta el carajillo te debe gustar el Licor 43, lo cual es cierto, pero mi expectativa al probar mi trago era otra, yo esperaba una mezcla de sabor entre el café y el licor. 


Aquí no se trata de decir que una forma es mejor que otra, simplemente tenemos gustos diferentes, y cada persona defiende su individualidad. Por ello, en MasterMind somos firmes creyentes de olvidar la regla de oro, y adoptar La Regla de Diamante. Así que para asistirte a crear experiencias más personalizadas, aquí dejamos unos best practices para tu staff de servicio: 


  1. El sonido más dulce: El escritor americano Dale Carnegie dice que los "nombres son el sonido más dulce e importante en cualquier idioma". En el servicio, esto se traduce en entender que a nuestros clientes debemos llamarlos por su nombre, cuando nos sea posible. Debemos tener cuidado, de usar su apellido, o bien su primer nombre si existe la confianza, pero nunca adoptar sobrenombres o apodos sino tenemos el permiso para hacerlo (Ej. Decirle Beto a Alberto).

  2. Adiós a lo genérico: Actualmente, nos encontramos en una era donde la automatización ha incrementado nuestra productividad, eficiencia y eficacia. Sin embargo, la producción masiva o genérica, no siempre es la mejor opción cuando intentamos personalizar nuestro servicio. Pensemos en como un restaurante celebra el cumpleaños de uno de sus clientes. ¿Qué hacen normalmente para festejar a un cumpleañero? Seguramente todos pensamos en regalar un pastel o postre, el staff cantando las mañanitas, y agregar un banner o globo de feliz cumpleaños. ¿Que tal una botella del vino favorito de tu cliente, con una carta firmada por el gerente y el equipo que siempre lo ha atendido en sus diferentes visitas? Cuando vamos más allá de lo esperado, podemos crear un momento inolvidable para nuestros clientes

  3. Información es poder: Para poder personalizar una experiencia, debemos recordar que necesitamos información vital de nuestros clientes. Para ello debemos tener nuestras antenas y radares alerta en todo momento. Podemos observar un comportamiento, hacer preguntas efectivas, o simplemente conversar con nuestros clientes. Entre más conectemos con ellos, mayor es la posibilidad de obtener información valiosa. Recordemos que "La gente compra de gente en quién confía, confían en gente que les cae bien, y les cae bien la gente con quien han conectado"

Espero que esta información les sea de utilidad, pero no duden en contactarnos si tienen alguna pregunta al respecto. Les deseo un excelente inicio de mes y vamos con todo para cerrar este año de la mejor manera. 

14 vistas0 comentarios